Millones de personas pierden su hogar a causa de la guerra

Combinamos frases del día a día como; “Me voy a duchar”, “Ya está la cena”, “Hay que sacar la basura” o “No queda nada en la nevera” con los restos de un hogar destrozado. Con este contraste hablamos de hogar y de perdida.