Como vivir la vida sin pasar de puntillas

Un manual para hacer ruido

El GRAN reto era conseguir un cartel en el que conviviese tanto mi lado de diseñador como el lado de ilustrador, que para mi son totalmente dos alter-ego incomunicables. Para ello he dado un estilo más “gamberro” a mis ilustraciones, para que tengan una esencia más personal, y por otro lado, he compuesto (con sudor y lágrimas) la composición de texto. Ha sido un intenso proceso pero también lo he disfrutado en grande.